jueves, 5 de abril de 2018

LOS ALUMNOS SON VIAJEROS

Me pinto
a mí misma,
porque soy
a quien mejor
conozco.
FRIDA KAHLO

Llevo varios días con una idea rondando por mi cabeza. Una idea que ha propiciado esta reflexión y que está basada en tres interrogantes:
¿Sabemos quiénes somos? ¿Saben nuestros alumnos quiénes son? ¿Podemos ayudarlos?

Quiero que mis alumnos sepan mucho, pero sobre todo y, en primer lugar, mucho sobre sí mismos.

Nuestra historia comienza cuando somos capaces de sentir lo que está ocurriendo en nuestro interior. Como docentes debemos ayudar a nuestros alumnos en su viaje hacia Uno Mismo, pero para ello, debemos realizar y vivir ese viaje en nosotros mismos. He intentado plasmar mi viaje con palabras y así lo he sentido:

Cansado de preocuparme, preocupado por despreocuparme

Nos preocupamos por conocer a la perfección a quienes nos rodean, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de conocernos.
---------------------}
Nos preocupamos por lo que los demás puedan pensar de de nosotros, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de lo que nosotros pensamos de nosotros mismos.
---------------------}
Nos preocupamos por encontrar ese lugar que nos haga disfrutar,
y a la vez, 
nos despreocupamos de hallar ese rincón interior que nos permita sentirnos en paz.
---------------------}
Nos preocupamos por los asuntos superficiales que invaden nuestras vidas, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de lo asuntos vitales que tienen lugar en nuestro interior.
---------------------}
Nos preocupamos por lo que puedan hacernos nuestros supuestos enemigos, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de controlar a nuestro peor enemigo: nosotros mismos.
---------------------}
Nos preocupamos, vigilamos y señalamos lo que los demás hacen, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de ser, hacer y sentir.
---------------------}
Nos preocupamos por el ayer y por el mañana,
y a la vez, 
nos despreocupamos de ese momento llamado ahora.
---------------------}
Nos preocupamos, cotilleamos y hasta criticamos las relaciones de los demás, 
y a la vez, 
nos despreocupamos de nuestra relación con nosotros mismos.
---------------------}
Nos preocupamos por todas nuestras preocupaciones,
y a la vez, 
nos despreocupamos de ocuparnos más con utilidad y profundidad
---------------------}
Nos preocupamos porque no nos escuchan,
y a la vez, 
nos despreocupamos de escuchar de verdad a los demás.
---------------------}
Nos preocupamos mucho por nuestro errores,
y a la vez,
nos despreocupamos de asustar a nuestros miedos.
---------------------}
Nos preocupamos demasiado por las cosas que cuestan mucho dinero,
y a la vez,
nos despreocupamos de dar valor a las que sin costar nada, valen mucho.
---------------------}
Nos preocupamos por las opiniones de los demás,
y a la vez,
nos despreocupamos de cuál es nuestra propia opinión.
---------------------}
Nos preocupamos por cuidar nuestro exterior,
y a la vez,
nos despreocupamos de hacer lo mismo con nuestro interior.
---------------------}
Nos preocupamos por encontrar a nuestra media naranja,
y a la vez,
nos despreocupamos de encontrarnos a nosotros mismos.
---------------------}
Nos preocupamos por querer agradar y por ganarnos a todo el mundo,
y a la vez,
nos despreocupamos de que solo puedes ganarte a ti mismo.
---------------------}
Nos preocupamos por los "nuncas",
y a la vez,
nos despreocupamos de los "siempres".
---------------------}
Nos preocupamos por lo que hacemos,
y a la vez,
nos despreocupamos de hacer lo que sentimos y de sentir lo que hacemos.
---------------------}
Nos preocupamos por las oportunidades que no alcanzamos,
y a la vez,
nos despreocupamos de que la oportunidad somos nosotros.
---------------------}
Nos preocupamos por el viento que sopla,
y a la vez,
nos despreocupamos de ajustar las velas.
---------------------}
 Manu Velasco

¿Cómo podemos ayudar a nuestros alumnos en su viaje?
Ayudándolos a valorar la importancia de las frases destacadas en negrita y guiándolos para que aprendan a pintarse a sí mismos.

lunes, 12 de febrero de 2018

INNOVAR NO ES SATURAR... ¡Y ESTAMOS SATURANDO!

¡Ya no sé lo que es innovar! Aunque cada vez estoy más convencido de lo qué no es: innovar no es saturar... ¡Y estamos saturando! Año tras año, introducimos en los centros educativos nuevas metodologías, nuevos materiales y nuevos aparatos. Introducimos muchas cosas en las escuelas, sin sacar o dejar de hacer muchas de las que ya hay dentro de ella. Esto genera agobio, estrés y que nos colapsemos. ¿Es necesario tanto? La educación es muy simple (que no fácil), pero insistimos en hacerla complicada llenándola de demasiados “fuegos artificiales”. Estamos persiguiendo la innovación con tal apresuramiento que la dejamos atrás precipitadamente.

Si algo tengo claro es que los que tienen que empezar a innovar en educación son los políticos y las administraciones. La mayoría de los docentes llevan mucho tiempo innovando, incluso por encima de sus posibilidades. 

¿Cómo pueden los políticos y las administraciones innovar en educación?
Realizando algunas acciones que no deberíamos llamar innovación, ya que deberían ser norma o regla natural. Pero como no lo son, aquí os las dejo:
- Facilitar a los centros educativos los recursos y las condiciones óptimas para poder realizar cambios significativos. Sin esa base, es imposible que cambie la foto.
- Reducir la ratio y aumentar el número de docentes.
- Facilitar los recursos tecnológicos y no tecnológicos necesarios, no para educar para el futuro, sino para educar para el presente, en el aquí y en el ahora.
- No tratar la educación como mercancía política, si no como lo que es, un tesoro.
- Preocuparse por el bienestar de los docentes, sabiendo que su bienestar repercute directamente en las familias y en los alumnos.
- Cuidar y proteger la imagen social del profesorado.
- Dar mayor autonomía y flexibilidad a los centros educativos.
- Aumentar el número de profesores de apoyo.
- Ofrecer más ayudas y preocuparse por todas aquellas familias que tienen dificultades para alimentar, vestir y comprar el material escolar a sus hijos.
- Aumentar el presupuesto destinado a educación y aprobarlo en tiempo y en forma.
- Sustituir rápidamente las bajas.
- Mejorar el acceso a la función docente y velar para que sea siempre el mejor posible.
- Cuidar las infraestructuras y crear nuevos centros educativos.
- No permitir que la educación se convierta en una mesa de negocios donde algunos sacan tajada.
- Escuchar de verdad a los docentes, a las familias y a los alumnos.

Ante este mar de dudas sobre qué es y qué no es innovación, voy a describir a muchos docentes que realmente considero innovadores. Son docentes a los que no les es necesario utilizar pirotecnia, ni tampoco necesitan adornar su día a día en el aula. Son docentes innovadores en esencia, no innovadores de ocasión. Tengo la suerte de conocer muchos: Gaëlle, Cape, Noelia, Paula, Óscar, Pilar, Teresa, Ángel, Amparo, Héctor, Ana, Marta, Judith...

Para mí un docente innovador es...
...aquel que se esfuerza todos los días por dar lo mejor de sí mismo a sus alumnos.
...aquel que comprende a sus alumnos tal y cómo son, sin imponerles un ideal de lo que piensa que deberían ser.
...aquel que con gestos muy pequeños es capaz de hacer sentir muy grandes a sus alumnos.
...aquel que aprende a leer las miradas de sus alumnos porque es consciente de que cuando lo que hay que decir desborda el alma, la boca se calla y los ojos hablan.
...aquel que sabe que a nadie se le da todo bien, pero que a todos se les da bien algo e intenta descubrirlo.
...aquel que tiene claro que más importante que impartir o transmitir conocimientos es mostrarles dónde encontrarlos, cómo adquirirlos por sí mismos y cómo habituarse a sacarlos a la luz.
...aquel que comprende que es más importante escuchar a sus alumnos que enseñarles mil lecciones.
...aquel que día a día intenta "ser mejor" y que no busca "ser el mejor".
...aquel que impulsa la autonomía de sus alumnos y que no invade su campo competencial.
...aquel que sabe que más vale poco para aplicar que mucho para adornar.
...aquel que sabe filtrar y huir de las metodologías y herramientas que son tendencia, eligiendo solo aquellas que realmente sean útiles y que se adaptan a su contexto.
...aquel que ayuda y colabora con compañeros y familias.
...aquel que aprende de las críticas constructivas y que es capaz de reconocer y de sacar provecho de los errores.
...aquel que entiende que no todos los compañeros tienen que educar o ver la educación como él.
...aquel que sabe que la innovación y que los cambios significativos requieren tiempo.
...aquel que escucha, que respeta y que aprende de todos y de todo.

Creo en esa innovación que ayuda a nuestros alumnos a crecer, a aprender de verdad, a vencer sus barreras, a elegir, a ser partícipes y a seguir su camino.

¡Os animo a ser innovadores en esencia!

miércoles, 7 de febrero de 2018

JUEGO EDUCATIVO DIY "TABBLE" - ¡MULTIPLICA SIN PARAR!

Comparto con vosotros un juego que he diseñado para afianzar el aprendizaje de las tablas de multiplicar y para desarrollar el cálculo mental. Esta basado en la dinámica del conocido Dobble y surgió de una gran necesidad: mi clase tenía muchas dificultades para aprender las tablas de multiplicar y les costaba mucho realizar cálculo mental. 

Mis alumnos me ayudaron a diseñar el juego. En primer lugar, identificaron aquellas multiplicaciones en las que presentaban más dificultades y son las que aparecen en el juego. Después, pensamos los minijuegos a los que podríamos jugar. Por último, fabricamos el juego, lo imprimimos y ¡no paramos de jugar!

Podéis descargarlo en este enlace: Tabble - La manera más divertida de multiplicar o en la "zona descargas" del blog. En el PDF encontraréis el objetivo del juego, cómo se juega, las cartas y la explicación de todos los minijuegos. ¡Espero que os guste y que os sirva!

¡Si aprender es un juego, aprendamos jugando! Seguiré publicando más MVedugames - Juegos educativos para la escuela y para el hogar.

domingo, 17 de diciembre de 2017

CALENDARIO 2018 "LOS MAESTROS Y LAS MAESTRAS SOMOS..."

¡Ya no queda nada para cambiar de año! Mi gran amigo e ilustrador Óscar Rubio y yo os hemos preparado el calendario 2018 "Los maestros y las maestras somos...". Lo podéis descargar en PDF listo para imprimir aquí: Calendario 2018 "Los maestros y las maestras somos..." o en la "Zona descargas" del blog. Si no se descarga en el primer enlace, probad aquí. Y si aún así no podéis descargarlo, escribidme a través del formulario del blog y os lo envío. Por exceso de tráfico, Dropbox y Drive pueden suspender las descargas del calendario temporalmente. ¡Disculpad! ¡Gracias por estar ahí!

¡Os deseo un 2018 lleno de TIC (Ternura, Interés y Cariño)!

sábado, 2 de diciembre de 2017

PALABRAS PARA DISFRUTAR DE LA NAVIDAD

No se me ocurre mejor manera que desearos a todos feliz Navidad que creando para vosotros este cartel lleno de palabras para disfrutar de la Navidad. La Navidad (y el resto del año) es un buen momento para llevar a cabo algunos de los consejos del cartel:
- Ríe
- Perdona
- Relájate
- Haz un favor
- Piensa en positivo
- Rompe con la rutina
- Siente la naturaleza
- Escucha a un amigo
- Ayuda a alguien
- Cumple tus promesas
- Di "te quiero"

Muchas gracias por vuestro apoyo, por estar ahí, por seguir el blog y por vuestros comentarios. ¡Feliz Navidad!

Podéis descargar el cartel en el siguiente enlace Palabras para disfrutar de la Navidad.

jueves, 16 de noviembre de 2017

A LOS FUTUROS MAESTROS - 16 ACCIONES QUE NUNCA DEBERÍAN FALTAR EN VUESTRAS FUTURAS CLASES

Queridos futuros maestros:

Me imagino que hasta ahora habéis oído hablar mucho de aulas y alumnos en la Facultad de Educación. Dentro de poco aprenderéis que en vuestras clases no hay alumnos, hay voces y miradas, silencios y palabras, preocupaciones e ilusiones, necesidades y sueños. 

Siento no disponer de recetas mágicas o de la lista de ingredientes que necesita todo acto educativo, pero lo que sí sé es lo que no puede faltar en vuestro día a día. Son dieciséis acciones que convertirán ser maestro en lo + y que pueden llegar a cambiar la vida de los alumnos. 

Aquí os las dejo. Para aumentar la imagen de tamaño haced clic sobre ella. También podéis descargar el cartel en PDF en el siguiente enlace 16 acciones para futuros maestros.

lunes, 9 de octubre de 2017

LOS MAESTROS SOMOS ELECTRICISTAS

Este post lo he escrito escuchando esta canción. Os recomiendo darle al "play" y leerlo.

Acercaos al precipicio, les dijo. No podemos,
tenemos miedo, contestaron.
Acercaos al precipicio, repitió. Se acercaron.
Él los empujó... y empezaron a volar.
Guillaume Apollinaire

Me gusta imaginarme a los docentes como electricistas que ayudan a sus alumnos a poner bombillas en el camino hacia sus sueños. Electricistas que saben que los sueños son una forma sencilla de aprendizaje compuesta de juego, aventura y riesgo gozoso. Que conocen la importancia de tener lo pies en el suelo, pero también lo importante que es poder "dibujar castillos en el aire", ser capaces de imaginar un mundo diferente.

Los sueños son posibles y es impensable mejorar la realidad sin ellos. Para ayudar a nuestros alumnos a conseguir sus sueños, primero debemos conocer el camino nosotros, ir allí y volver para contárselo.

Intentaré responder a una pregunta difícil y que puede tener múltiples respuestas:
 ¿Cómo se consiguen los sueños?

Para soñar hace falta que seamos pasión, que contagiemos pasión. Y hace falta porque en el camino hacia los sueños encontraremos distintos muros que solo podremos saltar si nos acompaña esta palabra. Pasión:
* Pasión que nos ayude a vencer la resistencia.
* Pasión que nos dé fuerza para pasar a la acción.
* Pasión para ser consciente de que es nuestro deber como personas mejorar y cambiar el mundo.
* Pasión para que los centros educativos no sean lugares donde los alumnos solo vayan a aprobar y para que se conviertan en espacios donde también vayan a probar.
* Pasión para mirar el mundo sin prejuicios y sin miedo.
* Pasión para disfrutar de lo vivido y no solo del resultado.
* Pasión para no vivir a expensas de lo material y como esclavos de la inmediatez.
* Pasión para que las posesiones no nos posean y para poseer lo más importante, a nosotros mismos.
* Pasión para que la mirada ajena no resulte más importante que la propia.
* Pasión para sentir y seguir los impulsos del corazón.
* Pasión para comprender a los demás tal y como son, sin imponerles un ideal de lo que pensamos que deberían ser.
* Pasión para que la monotonía no se instale en la mente, en los corazones, en las aulas.
* Pasión para no apartar los ojos de las injusticias, para no convertirnos en cómplices silenciosos de las mismas.
* Pasión para llenar de color vidas grises.
* Pasión para hacerse grandes preguntas y para encontrar grandes respuestas.
* Pasión para cambiar de sitio la letra u de la palabra casualidad, causalidad.
* Pasión para no callar lo que sentimos.
* Pasión para encontrar dentro de nosotros lo que muchas veces buscamos fuera.
* Pasión para no quedar paralizados por miedo a equivocarse.
* Pasión para no poner coartadas que nos impidan actuar, para no sabotear nuestras capacidades.
* Pasión para "empujar", para volar.
* Pasión para soñar juntos.

"Sueño que soñamos solos es pura ilusión, sueño que soñamos juntos es señal de realización".
Hélder Câmara

viernes, 15 de septiembre de 2017

UN BUEN MAESTRO GUISA A FUEGO LENTO

Este post lo he escrito escuchando esta canción. Os recomiendo dadle al "play" y leerlo.

Si algo está claro es que en educación hacemos muchas cosas día a día, curso tras curso. Es hora de preguntarse no lo qué hacemos, sino cómo lo hacemos. Hacemos y hacemos sin profundidad, sin apenas sumergirnos en lo que nos atañe. Triunfa la cantidad sobre la calidad, la superficialidad sobre la profundidad, la ausencia sobre la presencia... Por no hablar de nuestras programaciones sobrecargadas que nos conducen irremediablemente a vivir trimestres acelerados. ¡No hay tregua!

Es evidente que no existe mejor manera de no estar en ningún sitio que intentando hacer y estar en todos. En educación correr no es siempre la mejor manera de actuar. Existen ciertas cosas que no podemos ni deberíamos acelerar, que requieren tiempo y que si las aceleramos el precio a pagar es altísimo.

Creo que sería más interesante y mucho mejor hacer menos y disponer del tiempo necesario para sacar el mayor provecho posible a cada experiencia, a cada momento, a cada contenido o cada actividad. Los niños tienen su propio ritmo de aprendizaje y los estamos contagiando con el virus adulto del apresuramiento. Un virus realmente peligroso que les acorta la infancia, los presiona para que imiten las costumbres adultas y los obsesiona con la velocidad.

Educar al estilo "correcaminos" es tan nutritivo como engullir bollería industrial, por eso debemos guisar a fuego lento, permitiéndonos y permitiéndoles disponer de tiempo:
*Tiempo para explorar con profundidad.
*Tiempo para establecer relaciones significativas que nos permitan alcanzar aprendizajes significativos.
*Tiempo para ensanchar la mente.
*Tiempo para estimular la creatividad.
*Tiempo para respetar la singularidad de cada persona.
*Tiempo para iluminar inteligencias y talentos.
*Tiempo para hacer desde el corazón.
*Tiempo para enseñar, por supuesto, pero sobre todo tiempo para educar. Porque en un mundo que en muchas ocasiones deseduca, familia y escuela no pueden permitirse el lujo de no hacerlo.
*Tiempo para soñar juntos lo mejor de cada alumno y de nosotros mismos.
*Tiempo para acabar con uno de los principales motivos por los que fracasa nuestro sistema educativo, que no es otro que querer adelantar la hora de los éxitos.
*Tiempo para pasar de ser centros educativos que buscan singularizarse a conseguir singularizar nuestro sistema educativo.
*Tiempo  para incentivar la iniciativa.
*Tiempo para tener tiempo para enseñar las cosas más importantes de la vida.
*Tiempo para estar despiertos cuando llegue la hora de hacer realidad los sueños.
*Tiempo para las caricias, para los sueños, para confiar.
*Tiempo para preparar bien la asignatura de la que más aprenden los alumnos, nuestro ejemplo.
*Tiempo para dar alas.
*T  i  e  m  p  o.

Guisando a fuego lento aumentamos la riqueza y el sabor de la comida, y lo que la educación precisa es más riqueza y más sabor. No es necesario conocerlo todo, pero sí que es muy necesario profundizar en algunos "algos" trascendentes e importantes para el devenir de la educación.

Para todo hay un momento y un lugar. Todo tiene su tiempo natural. 

Esta es una idea que día a día ronda por mi cabeza y que me ayuda a ser paciente, saber esperar y entender que es más importante escuchar a los alumnos que enseñarles mil lecciones.

Creo que en educación el amor es el principio pedagógico esencial y el amor, no entiende de relojes. El Amor entiende de Ayuda, de Apoyo, de Acompañamiento, de Asombro, de Alegría, de Aceptación, de Ánimo... Y resulta que todas estas palabras que empiezan por la letra A necesitan  tiempo, un tiempo natural que no podemos arrebatar a nuestros alumnos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...