lunes, 26 de septiembre de 2016

UN BUEN MAESTRO CONOCE LA ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA CRÍTICA

Existen muchas riquezas en el mundo, pero ninguna de ellas es comparable con la diversidad de pensamiento, con el hecho de que ninguno de nosotros es igual a los demás.

Lo que me preocupa y he experimentado en primera persona es ver cómo esa riqueza se convierte en una de las mayores pobrezas humanas. Activamos con facilidad el espíritu crítico gracias a un automatismo cerebral que nos lleva a ello. El problema no es el espíritu crítico en sí, que considero positivo y necesario; el problema es que esa crítica suele centrarse en la valoración negativa de otra persona, de un hecho o de una situación simplemente por que no encaja con nuestra visión y con nuestra forma de entender el mundo. Entonces nos convertimos en auténticos pistoleros y disparamos rápidamente la crítica pertienente. Lo hacemos sin pensar, sin un mínimo análisis previo y sin eso que tanto pedimos a nuestros alumnos, sin empatía.

Yo me he cansado de malgastar gran parte de mi vida analizando los defectos de los demás, con los míos ya tengo bastantes. Me he cansado de la crítica destructiva que nos perjudica psíquica e intelectualmente.

En educación, como en otros muchos campos, desconocemos el verdadero significado de la palabra crítica.  Proviene del verbo griego Krino, que significa valorar, juzgar. Su etimología nos tiene que hacer entender que criticar no es hablar solo de aspectos negativos, sino que también hay que valorar los aspectos positivos. 

Creo que uno de los factores que nos lleva a la crítica tóxica es la gestión que hacemos del tiempo:
- No tenemos tiempo para oírnos, pero sí que lo tenemos para desoírnos.
- No tenemos tiempo para reunirnos unos minutos, pero sí que lo tenemos para discutir.

Si queremos que nuestros alumnos tengan un espíritu crítico equilibrado y justo debemos empezar por tenerlo nosotros. Yo intentaré conseguirlo de la siguiente manera:
- Expresando mis necesidades mediante peticiones claras, en vez de quejas, reproches y exigencias.
- Intentado entender las necesidades de los demás, aunque estas me lleguen en forma de quejas, reproches o exigencias.
- Aprendiendo a escucharme para aprender a escuchar a los demás.
- Expresando mi desacuerdo sin ataques ni reproches.
- Oyendo el desacuerdo de los demás sin sentir rechazo ni agresión.
- Practicando la tolerancia, la comprensión, el agradecimiento y el reconocimiento.
- Reprimiendo la acción de culpar de mis males a todo lo que es externo a mí.
- Sabiendo que de nada sirve quejarse de todo sin asumir la responsabilidad de nada.

"Pon los ojos en ti mismo y guárdate de juzgar las obras ajenas. Al juzgar a los demás se ocupa uno en vano, erra muchas veces y peca fácilmente. Juzgando y examinándose a sí mismo, se emplea siempre con buen resultado". Tomás de Kempis

Si alguna vez vais a disparar una crítica, os animo a deteneros unos segundos para valorar si ese defecto que estáis a punto de criticar también os acompaña. Si es así, callad. Si no es así y consideráis de utilidad lo que vais a decir, disparad con cuidado, tacto y empatía.

sábado, 17 de septiembre de 2016

LOS MAESTROS SOMOS JARDINEROS, VEMOS Y CUIDAMOS FLORES

Esta frase del gran pintor francés Henri Matisse es una invitación al optimismo: 
"Siempre hay flores para aquellos que quieran verlas". 

Es importante que los maestros nos convirtamos en jardineros optimistas capaces de ver esas flores y cuidarlas.

Tenemos que tener muy presente que nuestra actitud causa un gran efecto en nuestra vida personal y en la vida de nuestros alumnos.  Sé que en educación, que en cada centro educativo existen y existirán siempre problemas y dificultades. Pero también sé que ante la adversidad tenemos la opción de relativizar y afrontar la situación con optimismo, ya que de esta manera podremos descubrir los rasgos más positivos de las personas y de las circunstancias.

No es nada fácil afrontar de esta manera las adversidades. Solemos anticipar o profetizar cosas que con gran probabilidad nunca van a pasar. Vemos problemas en las oportunidades y no oportunidades en los problemas (que también las hay). Nos quejamos del viento no esperado, en vez de ajustar las velas y navegar fuera de nuestra zona de confort. Nos dejamos enjaular con los problemas y críticas de los demás, aumentando de esta manera nuestros problemas y dándonos a la crítica destructiva, al chismorreo fácil y a la rumiación tóxica. 

Pero se puede, se puede ser optimisma y empezar a buscar esas flores a nuestro alrededor. 

¿Dónde y cómo podemos verlas?
* En los compañeros: poniendo más energía en aquellos que quieran enriquecer nuestra existencia  y la de los alumnos. Y dejando ir a aquellos que solo nos traen críticas y quejas sin fundamento. (Bienvenidas sean las críticas con fundamento, aquellas que nos hacer ver que nuestro punto de vista puede estar incompleto o equivocado, aquellas que nos ayudan a mejorar y que nos permiten seguir aprendiendo). 
* En cada rincón de tu centro educativo: estando atentos a todo lo bueno que en algún lugar y momento nos espera en nuestro día a día.
Dentro de cada uno: creyendo en nosotros todo será más fácil. Colguemos las excusas y enfoquémonos en lo positivo.
En nuestros alumnos: recuperando los ojos de la infancia para empatizar y para disfrutar de la magia que hay dentro de ellos.

Si conseguimos ser optimistas nos implicaremos con nuestros alumnos, compañeros y con nuestro colegio o instituto. Si no lo conseguimos, simplemente participaremos con ellos. Y existe una gran diferencia entre estos dos verbos. Gracias a esta ingeniosa frase de Juan Gómez-Jurado lo podemos comprender mejor: 

"Hay una gran diferencia entre participar e implicarse. En un plato de huevos fritos con chorizo, la gallina participa y el cerdo se implica". 

Suena raro, pero en educación tenemos que elegir entre ser gallinas o cerdos (dejando claro que la implicación de la que hablamos no nos debe llevar a dejar la vida en el intento como hace el pobre cerdo en este caso). ¿Tú qué eliges? También tenemos que elegir entre construir o criticar, entre amar lo que hacemos o seguir la ley del mínimo esfuerzo, entre propulsar o frenar, entre ver flores o nubarrones...
¿Cómo implicarse?
* Implicarse alejándose de los excesos tan comunes hoy en educación y que solo hacen que manifestar carencias.
* Implicarse alejándose de esta pirotecnia educativa que llena las clases de mil actividades y de demasiados estímulos.
* Implicarse utilizando una de las mejores pedagogías que siempre ha existido: estar, un "estar a pelo", basado en la sencillez y en el disfrute del momento compartido.

¡Os invito a no vivir las preocupaciones cuando no toca vivirlas y a cuidar todas las flores que encontréis a vuestro alrededor!

viernes, 2 de septiembre de 2016

PEQUEÑOS CONSEJOS PARA EMPEZAR UN NUEVO CURSO

Decía la Madre Teresa de Calcuta:

El día más bello: hoy.
La cosa más fácil: equivocarse.
El obstáculo más grande: el miedo.
El mayor error: abandonarse.
La raíz de todos los males: el egoísmo.
La distracción más bella: el trabajo.
La peor derrota: el desaliento.
Los mejores maestros: los niños.
La primera necesidad: comunicarse.
La mayor felicidad: ser útil a los demás.
El misterio más grande: la muerte.
El peor defecto: el mal humor.
El ser más peligroso: el mentiroso.
El sentimiento más ruin: el rencor.
El regalo más bello: el perdón.
Lo más imprescindible: el hogar.
La ruta más rápida: el camino correcto.
La sensación más grata: la paz interior.
El arma más eficaz: la sonrisa.
El mejor remedio: el optimismo.
La mayor satisfacción: el deber cumplido.
La fuerza más poderosa: la fe.
Los seres más necesitados: los padres.
Lo más hermoso de todo: el amor.

Me he inspirado en estas palabras  de Teresa de Calcuta para crear este póster de PEQUEÑOS CONSEJOS PARA EMPEZAR UN NUEVO CURSO. Todo se reduce a una fórmula compuesta por pasión, ilusión, ganas y optimismo. Os deseo un curso cargado de estos ingredientes y alguno más que, a buen seguro, será necesario.

Podéis descargar el cartel en PDF en el siguiente enlace: Cartel pequeños consejos en PDF.

jueves, 1 de septiembre de 2016

EL LECTÓMETRO - ACTIVIDAD DIY PARA MOTIVAR A NUESTROS ALUMNOS A LEER

Con esta actividad podemos animar a nuestros alumnos a leer y a compartir sus lecturas. Simplemente, tenemos que imprimir la imagen de la estantería (la podéis ver abajo) en el tamaño que deseemos (está en alta calidad y podéis descargarla haciendo clic en ella). 

A continuación, hay que imprimir varias copias de los lomos de los libros que veis al final del post. Es importante que los imprimáis en el mismo tamaño que hayáis impreso la estantería. 

Luego, pegamos la estantería en un lugar visible de la clase y dejamos los diferentes lomos de los libros recortados en un sitio al que nuestros alumnos tengan fácil acceso. 

Cada vez que un alumno lee un libro, colorea un lomo, escribe el título del libro, su nombre y lo pega en la estantería.

De una manera muy visual sabremos todos los libros que la clase ha leído durante cada uno de los trimestres y podemos aprovechar para que los recomienden a sus compañeros. Los niños suelen fijarse en los libros que hay pegados y es muy bonito ver cómo se acercan a algún compañero para preguntarle por el libro que ha leído y para pedírselo prestado.

Esta actividad se puede hacer a nivel grupal, por lo que pondremos en el recuadro que hay debajo de la estantería el nombre de la clase, o a nivel individual, poniendo, en este caso, el nombre o la foto de cada alumno.

¿Y qué hacemos si completan la estantería y si se acaban los lomos de los libros? ¡Pues imprimimos más! 

Recordad, para descargar esta actividad haced clic en las imágenes de la estantería y de los lomos.

¡A leer!
Estantería
Lomos

miércoles, 31 de agosto de 2016

LOS MAESTROS SOMOS TEJEDORES

Recientemente me he encontrado con una gran reflexión del pedagogo Ovide Decroly: "¿No es una tontería querer favorecer la evolución de las facultades del niño condenándolo a la inmovilidad y al silencio durante las mejores horas del día y durante los años más espléndidos de su vida?".

Pensemos... Normalmente en las aulas nos encontramos niños que solo pueden hablar cuando nos interesa y de lo que nos interesa. La educación nunca debería estar alejada de la vida y regida por relaciones autoritarias que buscan la sumisión y que acostumbran a nuestros alumnos a esperar siempre indicaciones o propuestas ajenas para pasar a la acción.

Los niños necesitan maestros tejedores que sepan que sus alumnos son capaces de mucho más de lo que tenemos previsto para ellos. Tejedores que tejan las palabras necesarias para alejarnos cada vez más de un modelo educativo que proviene de la época de la Ilustración y que fomenta y valora que el alumno repita y reproduzca. Tejedores que no solo piensen en preparar para el futuro, porque el futuro está en el presente, en atender sus necesidades e intereses aquí y ahora. Tejedores que tejan todos los días estas doce palabras para terminar con las escuelas que, al menos a mí, no me gustan: las escuelas que acallan.

No me gustan las escuelas que acallan, 
me gustan las escuelas que...

No me gustan las escuelas que acallan los corazones infantiles,
me gustan las escuelas que laten.
---
No me gustan las escuelas que acallan las voces infantiles,
me gustan las escuelas que susurran y juegan.
---
No me gustan las escuelas que acallan el amor,
me gustan las escuelas que abrazan.
---
No me gustan las escuelas que acallan las risas,
me gustan las escuelas que ríen.
---
No me gustan las escuelas que acallan los sueños,
me gustan las escuelas que sueñan y dejan soñar.
---
No me gustan las escuelas que acallan las emociones,
me gustan las escuelas que emocionan y se emocionan. 
---
No me gustan las escuelas que acallan los sentimientos,
me gustan las escuelas que sienten y se expresan.
---
No me gustan las escuelas que acallan a las familias,
me gustan las escuelas que abren sus puertas.
---
No me gustan las escuelas que acallan las necesidades,
me gustan las escuelas que atienden las demandas.
---
No me gustan las escuelas que acallan las ideas,
me gustan las escuelas que creen en ellas.
---
No me gustan las escuelas que acallan el entorno,
me gustan las escuelas que se vinculan con él.
---
No me gustan las escuelas que acallan las pasiones,
me gustan las escuelas que despiertan talentos.
---
No me gustan las escuelas que acallan la vida,
me gustan las escuelas que viven.

¡Empecemos a tejer!

sábado, 2 de julio de 2016

10 SUGERENCIAS PARA REFORZAR LA AUTOESTIMA Y LA CONFIANZA DE NUESTROS ALUMNOS

La autoestima y la confianza en uno mismo plantan sus raíces en la infancia. Las familias y los maestros podemos ejercer una gran influencia en este sentido que hará que esas raíces crezcan y salgan a la luz o que,  por el contrario, se queden bajo la tierra. 

No es fácil construir una buena autoestima y nos enfrentamos a 4 grandes retos indicadores de baja autoestima: 
1. Las distorsiones cognitivas que nos provocan pensamientos tóxicos.
2. La obsesión por las debilidades y la falta de atención a las fortalezas.
3. La culpabilización exagerada que da lugar a la autocrítica desmesurada.
4. El bajo umbral de malestar que nos hace "saltar a la mínima".

Lo primero que tenemos que hacer es detectar si nuestros alumnos o nosotros  presentamos alguno de los 4 indicadores de baja autoestima. Si es así, debemos pasar a la acción para provocar un cambio cognitivo. 
¿Qué podemos hacer? 
- Guiarlos para que  sean conscientes de sus conversaciones interiores, sabiendo interrumpirlas cuando detecten que no son positivas. 
- Practicar con ellos nuevos patrones de pensamiento hasta crear hábitos saludables.
- Ayudarlos a ponerse las lentes positivas para combatir las distorsiones cognitivas de la realidad.
- Trabajar las fortalezas propias enviándoles mensajes que les permiten saber lo que hacen bien, en que destacan, de que han sido capaces, que han conseguido...
- Mostrarles que también se puede disfrutar de los pequeños logros.
- Enseñarles a buscar soluciones a los problemas y no preocupaciones.
- Haciéndoles ver los errores como fuente de crecimiento y que el único error intolerable es aquel del que no aprendemos nada.
- Llevando a la práctica las 10 sugerencias mencionadas en el cartel y que podéis descargar en PDF en 10 sugerencias para reforzar la autoestima y la confianza de nuestros alumnos o en la zona de descargas del blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...