domingo, 21 de febrero de 2016

UN BUEN MAESTRO "ESTÁ LOCO" POR SUS ALUMNOS

Hace años en una entrevista me preguntaron: "Si tuvieras hijos, ¿qué característica valorarías más o te gustaría que tuvieran sus maestros? Contesté algo que ahora no contestaría. Mi respuesta actual la tengo clara: Lo que más valoraría sería que las maestras y los maestros de mis hijas "estuvieran locos". Locos por ellas y por el resto de sus compañeros.

Ese "Estar loco" (EL) al que me refiero está basado en el Amor, en el Afecto y en la Atención. Es esa locura que permite que nuestros hijos y alumnos se desarrollen correctamente. Sin estas tres aes da igual las potencialidades y las capacidades que tengan, les estaremos privando de lo esencial, de todo aquello que les permite creer en ellos mismos.

Cuando pasan los años te das cuenta de que el éxito o la felicidad no se alcanza con los títulos o las notas, sino a través de aquellas experiencias y momentos que te hacen creer en ti mismo. Pues resulta, que esas experiencias o momentos, si lo pensamos bien, siempre ocurren bajo un baño de afecto. Y no se consiguen realizando cosas extraordinarias, no nos equivoquemos, en educación es más importante lo que hacemos todos los días que lo que hacemos de vez en cuando. De nada sirve hacer un proyecto fantástico de lo que sea, si luego en el día a día no entramos a clase con una sonrisa en la boca, si no escuchamos a los niños, si el transcurrir de las horas se parece más al de un ejército que al de una escuela, si el silencio se apodera del aula... Es llamativo que queramos que nuestros alumnos aprendan algo del mundo y que los encerremos en cuatro paredes. ¡Tenemos que salir a él! Poner ventanas, puertas y puentes donde ahora hay paredes o muros.

Decía San Francisco de Asís: "Un solo rayo de sol basta para ahuyentar muchas sombras". Los maestros tenemos la suerte de contar con tres rayos de sol (amor, atención y afecto). ¿Os imagináis cuántas sombras podemos ahuyentar? ¡Cómo no aprovechar esta oportunidad!

Aunque nos parezca mentira, dentro de este sistema educativo "express" que los políticos han tenido a bien regalarnos, tiene cabida una educación a fuego lento. Una educación sin prisas, donde importe más la calidad que la cantidad; donde haya menos consumo exterior y se fomente más la creación interior; donde los alumnos se puedan mover y donde se entienda que el movimiento es clave para aprender; donde el juego y la experimentación sean la base y no el premio o el castigo; donde los deberes no se conviertan en ladrones de infancia; donde se entienda que cada uno da de sí lo que máximo que puede dar y que si no lo da es porque, o bien, no es el momento o porque necesita más tiempo o aes.

¿Cuándo se sabe que una maestro está loco por sus alumnos?
C - hace ver a sus alumnos que los quiere. Con acciones, con palabras y con gestos.
U - nunca los amenaza con la retirada del amor. "Si haces eso no te voy a querer".
A - realiza la correcciones en privado y respeta la privacidad de los niños.
N - no los compara con nadie.
D - escucha a sus alumnos y les hace ver que sus opiniones son importantes.
O - evita relacionar la valía personal con la conducta disruptiva. Es muy distinto decir: "has hecho una tontería" que "eres tonto" o "esto está mal" que "eres malo".
. - no está mirando constantemente el reloj para ver si termina la clase.
. - exige en sus justa medida, ni  mucho ni poco. Simplemente lo que cada uno puede dar.
. - no emplea palabras que les hacen sentir mal o culpables. Cuando utiliza Palabras de maestro

Es evidente que con amor, atención y afecto llegaremos al corazón de nuestros alumnos y nos daremos cuenta de una gran verdad: A nadie se le da todo bien, pero a todos se les da bien algo
Entonces, será el momento de ayudar a descubrir a nuestros alumnos en qué son buenos.

Os animo a escribir o poner en vuestras aulas el eslogan "Estoy loco por vosotros" o "Estoy loco por ti".

6 comentarios:

  1. Sigo tu blog con asiduidad y me parece muy interesante, por eso te he dejado un premio en:
    http://martaarrabal.blogspot.com.es/2016/03/nos-conceden-nuestro-primer-premio-al.html
    Espero que te guste. Un saludo. MARTA

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante lo que comentas. Cada vez hay más estudios que defienden que los niños y niñas no aprenden nada si no sienten una conexión especial con el maestro/a, y yo cada día tengo más claro que esto es cierto. Como profesora, si a mí me preocupan mis alumnos/as, lo doy todo por ellos/as en el aula, me esfuerzo más, lucho porque aprendan y progresen. Veo a compañeros y compañeras que están amargados de su práctica y me pregunto qué mensaje transmiten a los peques, con qué cara les miran por las mañanas. Lo mejor de nuestro trabajo son los niños y niñas, si nos olvidamos de eso igual mejor trabajar en la mina.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante! Me encanta! Ójala todos los maestros estuviesen locos!

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy de acuerdo con este artículo, pues considero que los elementos esenciales para educar a los niños son el Amor, el Afecto y la Atención, pero tanto por parte de los docentes como por parte de la familia. Debemos respetar el desarrollo de los alumnos, educar no puede basarse en la instrucción, debe encaminarse hacia la autonomía y libertad de las personas. Por ello, la preocupación y el interés por los niños, por la educación de éstos, nos llevará al éxito académico y personal.
    Es esencial hablar y compartir con los niños diversas emociones, recordarlas día a día, ya que es necesario para el sano crecimiento emocional. Además es importante que exista un entorno en el que el niño pueda compartir momentos y experiencias con personas, éstos le ayudará a crecer como personas. En definitiva, debemos creer en nuestros alumnos y confiar en ellos.

    Un saludo, Gema Martínez.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...