viernes, 12 de julio de 2013

UN BUEN MAESTRO FOMENTA, ACOGE, CONFÍA Y RESPETA

Educar es una tarea de proximidad, de afecto, de compañía y de orientación. Por ello son necesarias unas actitudes básicas en los maestros:
- Acoger a cada alumno, ofreciéndoles un trato cercano, atento y respetuoso.
- Confiar en sus capacidades y aprovechar para aprender de ellos.
- Respetar su libertad dejándoles volar, dejándoles elegir el camino...
- Fomentar su capacidad de iniciativa y creatividad. Existen tantas maneras de aprender como de enseñar.
En defenitiva, un buen maestro ayuda a que sus alumnos crezcan en autonomía personal, reconoce que el alumno es el principal protagonista de su propio proceso formativo, atiende a la diversidad de ritmos de cada uno, enseña con el ejemplo, con su entrega, con su amor y con su paciencia.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu blog, por lo que escribes y cuentas de los muchos buenos profesionales tan denostados.
    Saludos desde A Coruña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por pasarte por aquí. Un saludo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste Mariela. Gracias por visitar el blog. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...